Memoria Bianual de Manuel Carlos desde 2016 a 2017

La Memoria Bianual de Manuel Carlos desde 2016 a 2017 es una radiografía de la situación de mis proyectos personales en internet. Después de más de dos años recurridos, puedo anunciar que he desplegado un fuerte compromiso en tales proyectos, sobre todo el relacionado con el pensamiento revolucionario y la plataforma digital para llevarlo a cabo, o sea, el Instituto del Pensamiento Revolucionario.

Realmente, en el año 2016 empecé a crear algunos proyectos que han culminado en los actuales Manuel Carlos (manuelcarlos.com) y Pensaminento Revolucionario (pensamientorevolucionario.com) que se han ido definiendo por sus propios contenidos específicos: el primero al abordar el desarrollo humano y, el segundo, el pensamiento revolucionario.

Por consiguiente, hay que valorar los esfuerzos realizados destacando los aspectos positivos y reconociendo los aspectos negativos. El mejor resultado es la propia existencia de los proyectos a pesar de las vicisitudes encontradas.

Los logros obtenidos quedan empañados por una pérdida de la base de datos al modificar el contrato de alojamiento y cambiar de dominio. No obstante, intentaré con el tiempo recuperar sus contenidos y evitar que se vuelvan a extraviar.

Mientras tanto, el Blog de Manuel Carlos abordará, pues, el desarrollo humano para cambiar la vida y el mundo. Luego, su autor está obligado a convertirse en un experto de referencia del tema elegido voluntariamente.

Asimismo, hay que destacar la presencia de Manuel Carlos en Facebook con 5000 “seguidores” y la Videoteca del Instituto de Pensamiento Crítico en Youtube con, aproximadamente, 500 suscriptores y 60.000 visualizaciones.

La participación en otras redes sociales como, por ejemplo, Twitter y Google+ son objetivos que, junto con otros, habrá que tenerlos en cuenta durante el 2018, igual que la redacción de un plan estratégico.

No hay que despreciar el tiempo que dedico a desarrollar el proyecto del pensamiento revolucionario al cual remito para más información.

La supervivencia económica de los proyectos, en principio, está asegurada con recursos propios y, por tanto, no existe afán de lucro y descarto obtener financiación ajena para sufragar gastos.

 

Memoria Bianual de Manuel Carlos desde 2016 a 2017


17-03-2018

Deja un comentario